Muchos de nosotros estamos aprovechando estos días de confinamiento para acercarnos y conocer más a nuestros compañeros y compañeras de cuarentena. Como resultado de tanto tiempo compartiendo espacio pueden surgir algunos roces. No os fustiguéis, ¡es natural! Lo que sí podemos controlar es nuestra actitud en tales situaciones y nuestra forma de reaccionar frente a los problemas de convivencia.

A menudo, los retos suponen una oportunidad de autodescubrimiento y transformación. Pero la característica principal de la convivencia es la existencia de un «otro» al que debemos cuidar y comprender. El diálogo debe ser siempre la piedra angular de todas nuestras relaciones y en la creatividad podemos encontrar una gran aliada para conducir ese diálogo. Nuestra actitud constituye nuestro mundo y afecta en el de los demás. Por ello debemos empezar a responder de manera responsable ante los conflictos de convivencia en lugar de ser reactivos. Solo así podremos construir relaciones más fuertes y sólidas con nuestros compañeros de mundo.

Thais Palla, formadora en Bével, nos anima a entender esta situación como una oportunidad y nos propone una técnica para resolver conflictos de forma simple, rápida y efectiva:

PASO 1) Pregúntate: ¿qué necesito? Puede que te haga falta más espacio, una distracción o solucionar las frecuentes peleas por el mando de la tele. Debes responder claramente, sin apreciaciones personales y de forma positiva o neutra.

PASO 2) ¿Cuantas formas de alcanzar tu objetivo se te ocurren? A veces, las mejores soluciones nacen del diálogo, por lo que es importante invitar al resto de habitantes de la casa a pensar en todas las posibles cosas que podrían hacer para solventar las dificultades de la convivencia. ¡Sin olvidar las propuestas más alocadas o irrisorias! La creatividad siempre debe estar de nuestro lado.

PASO 3) ¿Qué necesitan tus compañeros? Abre el juego: pregúntales sobre sus necesidades y buscad juntos la mejor forma de compatibilizarlas. Utilizad la imaginación para descubrir cómo conjugar los deseos de todos los habitantes de la casa.

Siguiendo estos tres simples pasos, harás de la comunicación tu mejor herramienta para resolver los conflictos de convivencia y seguirás aplicando la filosofía de Bével en tu día a día: hacer de cada nuevo reto una oportunidad para crecer. La creatividad, unida a una actitud asertiva, serán siempre las mejores soluciones ante este tipo de diferencias que surgen en nuestra vida cotidiana.

Puedes combinar esta técnica con otros de los consejos que os dejamos durante estos días en nuestro blog, como las cinco actitudes para afrontar un momento de crisis o los tres consejos para aplicar el mindfulness durante el confinamiento. Desde Bével os mandamos mucho ánimo y seguimos trabajando para ofreceros las herramientas que logren sacar lo mejor de vosotros mismos a través del diálogo y la cooperación. Solo tenéis que estad atentos a nuestras redes sociales para seguir aprendiendo y mejorando desde casa.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons